Palabras de Gustavo Gómez Córdoba en su condecoración con la Orden de San Bartolomé