Palabras de Guillermo Fernandez de Soto en su Condecoración con la Orden de San Bartolomé