El Espíritu Santo es la levadura de los cristianos para la redención