Un hexagonal para el recuerdo