Por Carlos Ignacio Pinto Pinto
Promoción 1961

El propósito que me anima al escribir estas líneas es el de evocar los años pasados en San Bartolo en esos lejanos días de mediados del siglo pasado.

En aquella época el colegio contaba con un gran número de Jesuitas como directivos, directores espirituales, profesores, hermanos legos y además con algunos eminentes científicos y literatos de renombre nacional como los Padres Jesús Emilio Ramírez S.J.  y Felix Restrepo S.J.,  Al frente del Colegio estaba naturalmente el Padre Rector en compañía  del Padre Prefecto. Había cinco divisiones de Externos, tres en bachillerato y dos en primaria, una división de Seminternos y dos divisiones de Internos dirigidas por un subprefecto que en la mayoría de los casos era un Jesuita que previo a su ordenación, estaba ejerciendo los acostumbrados tres años de Magisterio. Ellos también dictaban algunas materias a la par que algunos de los Padres ya Ordenados que estaban asignados en el Colegio, complementados con un selecto grupo de profesores Laicos.

Anteriormente, comenté que en Primaria había dos divisiones, la Cuarta de Externos, cuyo subprefecto fue por muchos años el Recordado Hermano Lazcano, jesuita vasco que nos inició a muchos en la práctica de “La pelota vasca” y la Quinta de Externos a cuyo frente se encontraban las Hermanas Siervas de San José, traídas de España expresamente para ese fin.

Recordamos con mucha nostalgia, los eventos que se realizaban por esos años en el Colegio: la concebidas Concertaciones de Premio y Nota dos veces al año y que finalizaban con la gran Sesión Solemne y Proclamación de Bachilleres en el famoso Teatro Colombia ( Hoy Jorge Eliécer Gaitán ). Además evocamos las tardes de Becerrada, las intensas actividades deportivas en las que el Colegio brillaba en los juegos intercolegiados, los juegos interclases, las actividades del Grupo Scout, las dos Congregaciones Marianas, Kostkas y San Luis Gonzaga, el Círculo León XIII. Se me olvidaba que todos los días teníamos que asistir a la Santa Misa, incluidos los Domingos en los cuales debíamos asistir con el uniforme que consistía en vestido azul oscuro y corbata negra. Los días sábados, después de la segunda clase, nos dirigíamos al Capilla de Nuestra Señora de La Estrada para cantar las Letanías en Latín.

Espero que los bartolinos de aquella época hayan tenido ocasión de recordar lo reseñado en estas líneas y los actuales alumnos se den cuenta del inmenso cambio que el paso de los años impone en nuestras actividades.

4 Responses to El San Bartolomé de los años 50 y 60
  1. Hola Padre gracias por revivir por unos momentos la añorada luventud , llena de momentos inolvidables que marcaron nuestro pasado y nos prepararon para un futuro de fe esperanza y orgullo de ser Bartolinos, Gracias!

  2. Como olvidar los recreos de pelota vazca (asi sea con una de tenis) en los enormes muros atras del coliseo…

  3. Recuerdo a Los Cruzados con su banda en seda roja y blanca


[top]

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *